La Bastida de les Alcusses

Moixent, Valencia

Formulario de búsqueda

El sistema defensivo

Las murallas delimitan el espacio perimetralmente y suponen la monumentalización visible del asentamiento y, en consecuencia, del paisaje. En 1928, antes de empezar las excavaciones, ya se identificaban restos visibles en superficie como parte de las murallas, una puerta principal (la Puerta Oeste), torres y otras construcciones para la defensa (¿quizás se refieran a las Puertas Sur y Norte?) y las Torres II y III, y la Puerta Este con la Torre I. I. Ballester y L. Pericot describían así estos restos en 1929:

De las dos murallas que defienden el poblado por poniente, la interior semeja por las ruinas haber sido más elevada y fuerte que la externa y tal vez que todo el resto del recinto. Unos rompimientos en el paramento de la doble muralla del oeste [...] semejan ser las puertas de dicho doble recinto; vislumbrándose, fuera y dentro de la interior, restos de construcciones que completaron su defensa, así como a los lados grandes amontonamientos de piedra que parecen indicios de sendas torres destinadas a igual fin. También en lado opuesto del poblado [...] nótase asimismo otro amontonamiento de piedras que hace suponer la existencia de otra torre, refuerzo de la defensa de la puerta que debiera existir en tal lugar

En líneas generales, este sistema consiste en un perímetro amurallado de forma elíptica -la muralla del poblado propiamente dicha-, que es más estrecho en el lado este, de tendencia sinuosa pero sin ángulos ni retranqueos ya que se adapta a las curvas de nivel de la cima de la colina sobre la que se sitúa. El área construida es de unas 4,2 ha. Existe un segundo recinto, al oeste del que acabamos de describir, que tiene 1,4 ha más. La muralla está realizada con un doble paramento de piedras, que suelen ser de mediano y gran tamaño (entre 0,30 y 1 m de longitud) trabadas con tierra, y relleno de piedras más pequeñas. La primera hilada de piedras se asienta sobre el terreno, coincidente con los puntos que requieren más estabilidad en la construcción para la defensa (puertas, torres). En las zonas con más pendiente el lienzo defensivo se construye elevando primero el paramento exterior y nivelando después con tierra y piedras el hueco entre este paramento y la roca mientras se levanta el muro interior. El alzado de la muralla estaría, pues, formado por un zócalo de piedras que debía alcanzar unos 3-3,5 m, y sobre el cual se elevarían hiladas de adobes hasta una altura dos veces mayor que el zócalo.

Galeria: 
Espacio relacionado: 

Las puertas

¿Cómo son las entradas del oppidum y qué pistas nos revelan sobre los intereses de sus habitantes a la hora de organizar los accesos?

Las torres

Elementos importantes en toda fortificación para vigilar y controlar. Contribuirían a que las murallas fueran aún más imponentes.