La Bastida de les Alcusses

Moixent, Valencia

Formulario de búsqueda

Los trabajos de valorización desde 1990

Como pasa con todos los restos arquitectónicos arruinados, la lectura del volumen de las edificaciones es difícil a partir de la contemplación de los restos de modo que el equipo técnico del Museo de Prehistoria ha diseñado e implementado recursos para facilitar esta interpretación arquitectónica a los visitantes, con distintas fases de trabajo desde 1990. Los criterios que las guían son el respeto hacia el valor paisajístico del poblado en su particular emplazamiento y la protección de los vestigios patrimoniales con intervenciones poco invasivas.

Puesto que las únicas estructuras conservadas son los zócalos de los muros (tanto en las casas como en la muralla y las puertas), hechos siempre de mampostería, los trabajos de consolidación han ido encaminados, en varias fases, a su protección mediante su parcial recrecimiento con mampuestos, teniendo en cuenta la reversibilidad de las actuaciones. Estas acciones se han desarrollado, en varias fases entre 1998 y 2010, en todo el frente oeste de la muralla, incluyendo tres puertas (Norte, Sur y Oeste) y en cinco conjuntos que agrupan varias viviendas y construcciones.

Un proyecto de arqueología experimental diseñado, desarrollado e implementado en 1998 contempló la reconstrucción a escala natural de una casa ibera con dos objetivos principales: por un lado, contrastar hipótesis sobre la arquitectura y técnicas constructivas en época ibérica; y por otro lado, cumplir con una función didáctica en el marco de la musealización del asentamiento al crear un recurso para la visita que complemente los restos originales, de difícil lectura y comprensión arquitectónica por el gran público. Dicha área ocupa un espacio de 340 m2 a la entrada del yacimiento e incluyó la reconstrucción de la Casa 1 de la Bastida (excavada en 1928) respetando la planta, técnicas constructivas y funcionalidad de los espacios identificados en las excavaciones arqueológicas (áreas de cocina, tejido, reposo, molienda, trabajos cotidianos...), y un área adyacente equipada para la realización de actividades didácticas y talleres escolares sobre diversos aspectos de la cultura ibérica.

Al mismo tiempo, se habilitó un recorrido con once carteles explicativos autoguiados que tenían información sobre diferentes espacios del yacimiento y de la cultura de los iberos, renovándose regularmente e incluyendo, en una última fase (2009), dibujos con la reproducción del espacio arquitectónico en diferentes puntos de interés (muralla, puerta oeste, puerta norte y casas) para transmitir el volumen de las construcciones originales.

Galeria: 
Espacio relacionado: 

Dispositivos de accesibilidad para la visita

Tres maquetas táctiles ayudan a la comprensión de los espacios principales en el itinerario de visita, desde la montaña hasta una de las puertas.

Los miradores

Dos miradores en el recorrido de la visita para disfrutar del yacimiento, el entorno natural y las impresionantes vistas de los valles que se dominan